Como Hacer Croquetas de Pollo

  • Croquetas de Pollo
    Tradicional

  • Croquetas de Pollo
    al Horno

  • Croquetas de Pollo
    y Queso

  • Croquetas de Pollo
    y Huevo

  • Croquetas de Pollo
    y Jamón


  • "Como Hacer Croquetas de Pollo"

    Como Hacer Croquetas de Pollo





    Aquí os resumimos brevemente la preparación casera de unas croquetas de pollo tradicionales. En la página inicial tienes todo tipo de recetas para hacer croquetas de pollo detalladas paso a paso por si necesitas más información para hacerlas.

    Como Hacer Croquetas de Pollo:

    Preparación:

    Para hacer croquetas de pollo caseras hay que usar carne de pollo fresca, que coceremos previamente, o bien emplear pollo que nos haya sobrado de alguna otra receta previa, así aprovechamos la carne de pollo y nos evitamos cocinarla. Si has hecho puchero por ejemplo y te ha sobrado, le puedes dar buen uso en las croquetas.

    Una vez tengas el pollo ya listo, lo troceamos en pequeños trozos, y hacemos lo mismo con las cebollas. Después ponemos una sartén amplia con la mantequilla y cuando comience a derretirse añadimos un chorreón de aceite de oliva virgen, para dorar y pochar la cebolla picada en la misma. Cuando la cebolla este blandita comenzamos a hacer la bechamel, agregando la harina y removiendo para que se mezcle con la grasa y se cocine durante unos minutos sin llegar a quemarse. En ese momento iremos echando la leche poco a poco sin dejar de remover.

    Agregamos sal y un toque de nuez moscada, y seguimos removiendo hasta que la bechamel esté bien espesa y al remover se despegue de las paredes de la sartén. Corrige el punto de sal y de nuez moscada y añade el pollo bien troceado, mezclándolo bien con la bechamel. Deja que se cocine unos minutos y al acabar vierte toda la masa resultante en una fuente o bandeja y deja que se enfríe un poco. Cuando la masa esté fría, la cubrimos con papel film por encima y metemos en la nevera hasta el día siguiente, para que la masa se cuaje bien.





    Para hacer las croquetas es importante que la masa esté bien compacta. Usaremos una cuchara para ir cogiendo porciones de la masa y con las manos las iremos moldeando hasta darle la forma adecuada. Cuando las tengas listas las pasas por un plato con huevo batido y después por otro plato con pan rallado, rebozándolas bien. Y las freímos en abundante aceite de oliva bien caliente, y cuando estén bien doradas las ponemos a escurrir en papel absorbente y las servimos en caliente.