Croquetas de Pollo Asado

  • Croquetas de Pollo
    Tradicional

  • Croquetas de Pollo
    al Horno

  • Croquetas de Pollo
    y Queso

  • Croquetas de Pollo
    y Huevo

  • Croquetas de Pollo
    y Jamón


  • "Croquetas de Pollo Asado"

    Receta de Croquetas de Pollo Asado





    Vamos a hacer unas croquetas de pollo asado, unas croquetas con un sabor estupendo y que son ideales para preparar si hemos hecho pollo asado y nos ha sobrado. Sin duda una receta que merece la pena guardar. Sigue leyendo y aprender a hacerlas.

    Ingredientes:

    - 250 gramos de carne de pollo asado
    - Una cebolla
    - Medio litro de leche entera
    - 75 gramos de mantequilla
    - 75 gramos de harina
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Nuez moscada

    Para rebozar y freír:

    - Huevos
    - Pan rallado
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Esta receta se prepara con carne de pollo asado, así que o bien asamos el pollo antes de preparar las croquetas, o bien aprovechamos si hemos hecho antes el pollo asado y nos ha sobrado para hacerlas. También puedes asar más pollo del que vayas a necesitar, con idea de que te sobre para hacer después las croquetas. Sea como sea, cogemos el pollo y lo picamos bien, en trozos pequeños. La cebolla la pelamos y la troceamos igualmente en trocitos chicos.

    Vamos a freír la cebolla troceada en una sartén con aceite de oliva virgen, para dejarla bien pochada y doradita. En ese momento añadimos la carne de pollo picada, y la salteamos un par de minutos a fuego suave. Entonces echamos la mantequilla para fundirla, y a continuación agregamos la harina, y removemos bien para que se integre con la mantequilla derretida. Remueve continuamente para evitar la formación de molestos grumos.

    Una vez hayamos cocinado bien la harina, antes que se queme vamos a verter poco a poco la leche, que debe estar templada o caliente, pero nunca fría. Cada vez que se agregue un poco de leche hay que remover sin parar hasta que se integre bien, así hay que hacer pacientemente hasta acabar de integrar toda la leche en la bechamel. Añade una pizca de sal y de nuez moscada, y pruébala para dejarla a tu gusto. Vierte la masa de las croquetas en un recipiente para que se enfríe, y luego cúbrelo con papel film y mételo en el frigorífico para que cuaje hasta el día siguiente.





    Al dia siguiente la masa estará bien cuajada, que es imprescindible para poder hacer las croquetas, ya que si no está así no podremos darle bien la forma. Cogemos una cucharada de masa y con las manos le damos la forma característica de las croquetas. Luego las pasamos por huevo batido y pan rallado, rebozándolas bien. Y después se pasan por una sartén o freidora con aceite de oliva bien caliente, para freírlas bien por todos lados, que queden bien doradas. Y a disfrutar de esta estupenda receta.