Croquetas de Pollo Tradicional

  • Croquetas de Pollo
    Tradicional

  • Croquetas de Pollo
    al Horno

  • Croquetas de Pollo
    y Queso

  • Croquetas de Pollo
    y Huevo

  • Croquetas de Pollo
    y Jamón


  • "Croquetas de Pollo"

    Receta de Croquetas de Pollo





    Si quieres aprender a hacer unas estupendas croquetas de pollo, aquí os mostramos la receta tradicional bien detallada paso a paso, para que la preparéis en casa de forma sencilla y sin que os lleve mucho tiempo.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de carne de pollo
    - Dos cebollas grandes
    - 150 gramos de mantequilla
    - 150 gramos de harina
    - Un litro de leche entera
    - Sal
    - Nuez moscada

    Para rebozar y freír:

    - Huevos
    - Pan rallado
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Para hacer estas croquetas de pollo podemos usar carne de pollo fresca o bien la que os haya sobrado de otra receta, de un puchero por ejemplo. Si lo usas fresco tendrás que cocerlo antes, en agua con sal o bien con algunas verduras, como prefieras. Vamos a picar bien el pollo que vayamos a usar para las croquetas, dejándolo en trozos bien pequeños. Con el pollo listo, pelamos las cebollas y las troceamos en trozos bien pequeños. Ponemos una sartén amplia con la mantequilla a fuego suave, y cuando comience a derretirse añadimos un chorreón de aceite de oliva virgen y echamos las cebollas picadas para pocharlas y se doren un poco.

    Cuando la cebolla este blandita y manteniendo el fuego suave, vamos a hacer una bechamel, para lo que agregamos la harina y la vamos a remover bien para que se mezcle con la grasa y se cocine durante unos 4-5 minutos, con cuidado de que no se queme. En ese momento iremos vertiendo la leche poco a poco, y sin dejar de remover. Un consejo, la leche es mejor que no esté fría para hacer la bechamel, de hecho es mejor si le das un calentón previo.

    El volumen de la bechamel irá aumentando e ira espesando bien. Agregamos un poco de sal y un toque de nuez moscada, y seguimos removiendo hasta que la bechamel esté bien densa y al remover no se pegue en la sartén, sino que al remover se despegue y esté bien densa, ese es el punto exacto que hay que conseguir. Corrige el punto de sal y de nuez moscada y añade el pollo bien troceado, mezclándolo bien por toda la bechamel. Deja que se cocine unos minutos y al acabar vierte toda la masa resultante en una fuente o bandeja y deja que se enfríe a temperatura ambiente. Cuando esté fría la masa, colocamos papel transparente por encima y metemos en la nevera hasta el día siguiente, para que la masa se cuaje bien.


    Cuando vayamos a hacer las croquetas es importante que la masa esté bien compacta y tenga buena textura para poder hacer bien las croquetas. Usaremos una cuchara para ir cogiendo porciones de la masa y con las manos las iremos moldeando hasta darle la forma de las croquetas. Hazlas del tamaño que prefieras, como más te gusten. Cuando las tengas listas las pasas por un plato con huevo batido y después por otro plato con pan rallado, rebozándolas bien. Y ya solo queda freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente, y cuando estén bien doradas las ponemos a escurrir en papel absorbente y las servimos en caliente.