Croquetas de Pollo y Huevo

  • Croquetas de Pollo
    Tradicional

  • Croquetas de Pollo
    al Horno

  • Croquetas de Pollo
    y Queso

  • Croquetas de Pollo
    y Huevo

  • Croquetas de Pollo
    y Jamón


  • "Croquetas de Pollo y Huevo"

    Croquetas de Pollo y Huevo





    La siguiente receta es una deliciosa forma de hacer las croquetas de pollo. Te proponemos preparar estas ricas croquetas de pollo y huevo, una de las mejores variantes que conocemos dela receta tradicional. Aquí tienes la receta, toma nota.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de carne de pollo
    - 5 huevos cocidos
    - Dos cebollas grandes
    - 150 gramos de mantequilla
    - 150 gramos de harina
    - Un litro de leche entera
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Nuez moscada

    Para rebozar y freír:

    - Huevos
    - Pan rallado
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Lo primero que hay que hacer es poner a cocer 5 huevos para tenerlos listos para mezclar en la masa de las croquetas. Usa una olla con agua y ponla a hervir, y cuando comience la ebullición del agua echa los huevos y espera unos 12-13 minutos para cocerlos. Después déjalos enfriar en agua fría, y pélalos y trocéalos, y reserva los trozos para después. Mientras tanto vamos a cortar la pechuga de pollo en trozos pequeños, y hacemos lo mismo con las cebollas, para que quede bien troceada.

    En una sartén grande echamos aceite de oliva virgen y salteamos a fuego suave las cebollas y el pollo, hasta que comiencen a dorarse y las cebollas vayan pochándose. Agregamos la mantequilla para que se funda y poder hacer la bechamel. Sobre la mantequilla derretida vertemos la harina y removemos para mezclarla con la mantequilla, y la dejamos cocinar unos minutos mientras removemos constantemente. Debe quedar la harina un poco tostada y formando una crema con la mantequilla.

    Calentamos un poco la leche en el microondas y la vertemos en la sartén de forma lenta, poco a poco, sin dejar nunca de remover. Así vamos a conseguir una bechamel cremosa y sin grumos, así que merece la pena hacerlo con paciencia. Cuando acabes de añadir la leche, agrega un poco de nuez moscada y sal, al gusto, y añade los huevos cocidos troceados, para mezclarlos bien por toda la masa de las croquetas. La masa tiene que quedar en su punto, que es cuando se despegue de la sartén al removerla. Al finalizar echamos la masa en una fuente amplia, que dejamos templar antes de cubrirla con papel transparente y dejarla cuajar en la nevera hasta el día siguiente.


    Cuando las vayas a hacer, ve haciendo las croquetas, cogiendo con una cuchara la masa para hacer con las manos cada una de ellas con la forma típica. Luego las pasas por huevo batido y por pan rallado, de forma que queden bien cubiertas. Y finalmente se fríen en una sartén o freidora con aceite de oliva bien caliente y se sirven sin que se enfríen, para disfrutar de todo su sabor.