Croquetas de Pollo y Queso

  • Croquetas de Pollo
    Tradicional

  • Croquetas de Pollo
    al Horno

  • Croquetas de Pollo
    y Queso

  • Croquetas de Pollo
    y Huevo

  • Croquetas de Pollo
    y Jamón


  • "Croquetas de Pollo y Queso"

    Receta de Croquetas de Pollo y Queso





    Aquí tenéis la receta completa con la que preparar croquetas de pollo y queso, una variante de la receta tradicional muy rica y una de las favoritas de las que hacemos en casa. Te animamos a seguir nuestras indicaciones y probarlas, seguro que os encantan.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de carne de pollo
    - Dos cebollas grandes
    - 250 gramos de queso azul
    - 150 gramos de mantequilla
    - 150 gramos de harina
    - Un litro de leche entera
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Nuez moscada

    Para rebozar y freír:

    - Huevos
    - Pan rallado
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Para hacer estas ricas croquetas de pollo y queso nosotros vamos a emplear queso azul, pero se puede cambiar por otro tipo de queso si no os gusta el queso azul o si preferís emplear otro. Empezaremos limpiando bien la carne de pollo, pechuga en este caso, y la vamos a cortar en trocitos pequeños, y con la cebolla hacemos lo mismo, las pelamos y picamos bien, en trozos lo más pequeños posible.

    Vamos a poner a calentar una sartén de buen tamaño con aceite de oliva virgen, y ponemos a saltear las cebollas y el pollo picados, a fuego no muy fuerte, para que se doren bien pero sin quemarse. Una vez que tengan buen color y las cebollas estén tiernas, echamos la mantequilla y esperamos a que se funda para comenzar a hacer la bechamel. Una vez derretida vamos a echar la harina y la cocinamos a fuego lento unos minutos, para que junto con la mantequilla forme una crema y se tueste un poco.

    En ese momento vamos agregando la leche templada poco a poco, removiendo constantemente para que la bechamel quede bien fina y sin grumos. Hazlo lentamente porque es importante para obtener un buen resultado. Agrega un poco de sal y nuez moscada, y cuando hayas agregado toda la leche, echa el queso azul troceado y sigue removiendo. La bechamel debe quedar bien densa, hasta que al remover veas que la misma se despegue de la sartén, ese es el punto justo. Entonces echamos la masa en una bandeja, que dejamos enfriar para cubrir con papel film y meter en la nevera hasta el día siguiente, para que cuaje bien.





    Iremos haciendo las croquetas cogiendo la masa con una cuchara y dándoles forma con las manos. Al acabar las pasamos por huevo batido y las rebozamos con abundante pan rallado, y luego las freímos en aceite de oliva virgen bien caliente. Dóralas bien por todos lados y sírvelas sin que se enfríen, y verás que ricas te han quedado.